La militante de 25 años se apoderó de la estatuilla gritando en inglés "¡Dios es mujer!". Fue detenida por "resistencia y por propinar heridas a un representante del orden público, ofensas a confesiones religiosas, tentativa de robo y actos obscenos en lugar público".

Medios locales informaron que un camión atropelló a varias personas en Estocolmo, la capital de Suecia, y se incrustó en un centro comercial. Hay cinco víctimas fatales.

Empezó en el 2002 como una pequeña broma entre siete amigos y creció para convertirse en una celebración internacional de la ridiculez, con decenas de ciudades participando cada año.

Las imágenes reflejan diferentes momentos de su infancia, y la demandante considera que fueron publicadas sin su consentimiento; tras varios pedidos, inició el proceso judicial en Austria.

Vídeo relacionado