Hipocondria digital

Valora este artículo
(1 Voto)

Se trata de una problemática relacionada con el auge de los buscadores y la cantidad de información disponible.

 

 Cada vez más, las personas buscan en internet las soluciones a todos sus problemas y la salud no es un aspecto que escape a esta afirmación. Es una conducta muy lógica, ya que en pocos segundos el buscador más grande del mundo arrojará una serie de respuestas a la pregunta o planteo que se haga desde el otro lado. Ahora bien, en lo que a la salud respecta, es importante considerar que no es lo mismo que la consulta con un especialista. 

El motivo es simple: una enfermedad no es un problema lineal que se desarrolle del mismo modo en todas las personas y manifieste siempre los mismos síntomas. Del mismo modo, las soluciones que muchas veces aparecen en internet no siempre son efectivas o adecuadas para el cuadro del paciente. Es allí donde aparece la necesidad de consultar a un médico para que haga un análisis más profundo y específico de la persona, de sus síntomas y en base a eso determine el diagnóstico y tratamiento.

Los expertos calculan que el fenómeno que se conoce como “hipocondría digital” afecta al 5% de la población mundial. Las personas que padecen este trastorno buscan síntomas de forma compulsiva, lo cual les hace sacar conclusiones erróneas y tomar medidas incorrectas frente a la patología existente -o que al menos creen sufrir-. Los médicos señalan que las fuentes encontradas en internet no siempre son confiables ni ofrecen información certera.

Cáncer, corazón y embarazo son algunas de las palabras más tecleadas en internet cuando se busca información médica. Un estudio realizado por la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong que fue publicado en la revista Journal of Consumer Research asegura que cuatro de cada cinco usuarios pregunta a Google cuando tiene problemas de salud.

ScreenConsultan

Por otro lado, la hipocondría digital tiene otro nivel: quienes buscan tratamientos o remedios para curar su malestar. El objetivo es poder conocer el tratamiento que consideran más adecuado según los resultados de la búsqueda y poder automedicarse.

En este sentido, el problema ya se torna un poco más grave. La automedicación puede traer severas consecuencias para el paciente y para la salud pública en general. Existen medicamentos que tienen riesgos directos para quien los toma, ya que a dosis elevadas o mal administrado puede causar molestias, otras patologías e incluso llevar al paciente a la muerte. Sin embargo, otras drogas -como los antibióticos, por ejemplo- pueden desarrollar gérmenes resistentes, lo cual es un severo problema para la salud pública.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos dos de cada diez individuos con trastorno de ansiedad por enfermedad deciden automedicarse por los resultados de sus búsquedas en internet.

Fuente: www.cafri.com.ar 

Visto 105 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.