Por qué se retira ahora la camiseta de Manu Ginóbili y el recuerdo de un discurso genial en la gala de Duncan

Valora este artículo
(1 Voto)

Será un momento especial. Este jueves, después del partido ante Cleveland Cavaliers comenzará la ceremonia más importante para la historia del deporte argentino. San Antonio Spurs le colgará la camiseta de lo más alto del AT&T Center a Emanuel Ginóbili y desde ese momento se podrá decir que un argentino llegó a la luna. Pero para ese instante el bahiense tendrá que tragar mucha saliva y es posible que ensaye un euro-step para evitar las lágrimas. Es que desde el día que anunció su retiro Manu sabía íntimamente que iban a colgar su camiseta y con esa certeza comenzó a negociar con la franquicia cuándo hacerlo para estirar lo máximo posible el acto en cuestión.

 

 Todo está perfectamente organizado por los Spurs y con la atenta mirada de Manu, aunque no tanto, porque la casa del bahiense en The Dominion estará colmada de familiares y no le darán tanto respiro para ocuparse de otros asuntos. Aprovechó estos días para descansar porque sabe que desde hoy arranca la acción, ya que los primeros Generación Dorada desembarcaron en San Antonio.
 
Hay un momento al que Manu quiere sobrevivir sin derramar una lágrima, aunque sabe que esto será complejo. Es que tienen en su memoria cómo se vivió el retiro de la camiseta de Tim Duncan y allí se le hace un nudo en el estómago. Incluso, él tuvo el privilegio de ser uno de los oradores de la ceremonia y sus palabras para el pivote más importante en la historia de los Spurs recorrieron el planeta. El jueves por la noche la pelota la tendrá Tim, después es posible que lo asista a Parker Popovich se encargará del toque final. Manu sabe que será un golpe emotivo difícil de manejar.
 

Incluso, ya confesó Ginóbili que son días en los que está movilizado. Suele ir a ver shows en el AT&T Center, como por ejemplo a Shakira hace unos meses, y contó que al último al que asistió fue el de Pink en el estadio de los Spurs. El bahiense, duro de lágrimas, confesó en su cuenta de Twitter que en el recital se le habían humedecido los ojos y que su estado emocional por estos días estaba un tanto endeble.